CIPROFLOXACINO CIPRAN 500MG

Presentación: Tableta


 

[Producto sólo con receta médica.] Pedido Con Receta

TV-CI3.01
100 Artículos

Cada tableta de Cipran® de 500 mg contiene:

Ciprofloxacino clorhidrato 500 mg.

Excipientes. c.s.p.

Cipran® está indicado en el tratamiento de las siguientes infecciones causadas por organismos susceptibles:

—Infecciones del tracto urinario.

—Infecciones gastrointestinales, incluyendo fiebre tifoidea.

—Infecciones osteoarticulares.

—Infecciones del tracto respiratorio bajo y sinusitis aguda.

—Infecciones de piel y tejidos blandos.

—Gonorrea cervical y uretral no complicada.

12%
6%
JULPHARMA
SI
No
$0.90
Presentación: Tableta

DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACIÓN

POSOLOGÍA: Cipran® puede tomarse con las comidas o con el estómago vacío. Debe mantenerse una buena ingesta de líquidos. La dosis recomedada usualmente depende de la naturaleza de la infección, sin embargo, la mayoría de infecciones responden a una dosis de 500-750 mg cada 12 horas. La dosis diaria máxima no debe exceder 1.5 gramos. Las infecciones severas o complicadas pueden requerir de un tratamiento prolongado. 

Los regímenes de dosificación para las diferentes infecciones pueden ser:

Infecciones del tracto respiratorio bajo: 500-750 mg cada 12 horas por 7-14 días.

Sinusitis aguda: 500 mg cada 12 horas por 10 días.

Diarrea infecciosa: 500 mg cada 12 horas por 5-7 días.

Fiebre tifoidea: 500 mg cada 12 horas por 10 días.

Infecciones osteoarticulares: 500-750 mg cada 12 horas por al menos 4-6 semanas.

Infecciones de piel y tejidos blandos: 500-750 mg cada 12 horas por 7-14 días.

Infecciones del tracto urinario: 250-500 mg cada 12 horas por 7-14 días. 

Gonorrea: 500 mg en una sola dosis.

Prostatitis crónica: 500 mg cada 12 horas por 28 días.

En pacientes con insuficiencia hepática grave, administrar una dosis menor, ya que los mismos pueden presentar una disminución de la depuración de loratadina. Después de la suspensión de una corticoterapia prolongada o con dosis altas, puede ser necesaria la vigilancia del enfermo por hasta 1 año.

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada tableta de Cipran® de 500 mg contiene:

Ciprofloxacino clorhidrato 500 mg.

Excipientes. c.s.p.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Cipran® está indicado en el tratamiento de las siguientes infecciones causadas por organismos susceptibles:

—Infecciones del tracto urinario.

—Infecciones gastrointestinales, incluyendo fiebre tifoidea.

—Infecciones osteoarticulares.

—Infecciones del tracto respiratorio bajo y sinusitis aguda.

—Infecciones de piel y tejidos blandos.

—Gonorrea cervical y uretral no complicada.

CONTRAINDICACIONES

Cipran® está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a las quinolonas. Al igual que otras quinolonas, la ciprofloxa­cina causa artropatía en las articulaciones que soportan­ peso de animales inmaduros y por lo tanto generalmente no esta recomendada en niños ni adolescentes en crecimiento (menores de 18 años). Sin embargo, el significado de este efecto en humanos es desconocido, y en ciertas situaciones específicas el uso de ciprofloxacina en niños por cortos periodos puede ser justificado como por ejemplo en las infecciones por pseudomona en pacientes con fibrosis quística. Es conveniente no suministrarla durante el embarazo ni la lactancia.

Interacciones

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Cipran® es una fluoroquinolona que actúa como bac­tericida, inhibiendo a la enzima girasa del ADN, además disminuye tanto el crecimiento rápido como lento de las bacterias. Cipran® es activo contra un amplio rango de microorganismos Gram-positivos y Gram-negativos, entre los cuales podemos mencionar: En­terobacteriaceas incluyendo E. coli y Citrobacter, Enterobacter, Klebsiella, Proteus, Providencia, Salmonella, Serratia, Shigella, Yersinia, Pseu­domona aeruginosa, H. influenzae, H. ducreyi, Moraxella catarrhalis, N. gonorrhoeae, N. menin­gitidis, Acineto­bacter, Campylobacter, Gardnerella vaginalis, Heli­cobacter pylori, Legionella, y Vibrio spp. Cipran® también es activo contra el estafilococo, inclusive las cepas productoras de penicilinasa y algunas cepas resistentes a la meticilina. El estreptococo y enterococo son menos susceptibles. El Coryne­bacterium spp. y Listeria monocytogenes también responden al Cipran®. Muchas de las bacterias anaerobias no son sensibles a la ciprofloxacina.

Cipran® administrado por vía oral presenta muy buena absorción y alcanza sus concentraciones terapéuticas antes de una hora. Tiene una excelente bio­disponi­bi­lidad y su distribución es netamente tisular, pe­ne­tran­do prácticamente a todos los tejidos del cuerpo.­ Su amplia vida media permite una fácil posología y como característica adicional presenta un prolongado efecto post-antibiótico que se extiende hasta por 72 horas.